Pequeñas piezas.

La presencia del objeto deseado, proyectado, resuelve la necesidad. Las maquetas casi nunca son un reflejo de previos dibujos; pensar en presencia y no en abstracción es el objetivo que cumplen.

De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas
De Maquetas

Oteiza llamaba a sus pequeñas piezas “Laboratorio de tizas”, es verdad que el carácter experimental y fluido es propio de las maquetas de nada, pués nada van a ser, lo que las obliga a ser obras en sí. Obras completas y no reflejo ni boceto de otras. Las ceras y escayolas de los autores del s.XIX logran resolver la escala y la obra. Los dibujos previos no son sino  organización espacial de la estructura. La primera PRESENCIA , que no imagen, está en esas piezas.

Modelo para una construcción enorme

2004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s